Derecho al acceso a la información pública: herramienta para el goce y garantía de los derechos humanos.

En el marco de colaboración entre El Colegio de San Luis y la Secretaría de Relaciones Exteriores, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), y con el objetivo de brindar un espacio de encuentro y debate entre instituciones, academia y sociedad civil, alrededor del derecho a la información pública gubernamental, políticas públicas y cohesión social, tendrá lugar el tercer encuentro del ciclo Diálogos de Políticas Públicas y Cohesión Social. El evento tendrá lugar el próximo 22 de febrero del año en curso, a partir de las 10:00 horas en el Aula Magna del El Colegio de San Luis.

El objetivo de este ciclo es considerar el “Diagnóstico para el acceso a la información pública de las dependencias federales, estatales y municipales en 4 municipios de la Huasteca Potosina, para la implementación del Sistema Acércate: programas y servicios básicos para ti”, lo anterior, como base para un debate sobre el derecho a la información pública, su influencia en el goce de otros derechos y las necesidades de políticas dirigidas a mejorar el acceso a ese derecho.

El estudio ha sido realizado por la Comisión Estatal de Garantía y Acceso a la información Pública del Estado de San Luis Potosí (CEGAIP) en el marco del Proyecto “Sistema Acércate” dentro del Laboratorio de Cohesión Social II. La experiencia del Diagnóstico, realizado en 41 comunidades indígenas de la Huasteca potosina, será detonadora del diálogo y los debates en torno a derechos humanos y cohesión social. Se busca contribuir a la política pública creando un vínculo colaborativo entre las instituciones del Estado, academia y organizaciones de la sociedad civil.

El Laboratorio de Cohesión Social II (LCS II), es un programa de cooperación internacional cofinanciado por la Unión Europea y el Gobierno Mexicano, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la Secretaría de Gobernación y los estados de San Luis Potosí y Oaxaca.

El gobierno de San Luis Potosí, a través de la Secretaría Técnica de Gabinete, coordina la implementación del LCS II, con el propósito de impulsar agendas integradas de cohesión social que articulen políticas sociales, prácticas institucionales con sensibilidad en temas de género, transparencias y derechos humanos.

 

Anuncios

22 de febrero: Día Internacional de la Lengua Materna, diálogo entre los pueblos

La conmemoración del 22 de febrero como Día Internacional de la Lengua Materna es importante para un país como México porque reconoce que “somos una nación pluricultural y plurilingüe”, así lo consideró el investigador Francisco López Bárcenas, académico de El Colegio de San Luis, originario de la región mixteca, en el estado de Oaxaca, licenciado en Derecho y doctor en Desarrollo Rural; quien pertenece al Programa Agua y Sociedad en donde desarrolla el tema Agua y derechos indígenas.

Consideró fundamental que se reconozca la importancia de las lenguas indígenas porque, dijo, a través de ellas se comunican las ideas, se expresa la visión de mundo o las aspiraciones de las comunidades. Dijo que en México “sigue siendo discriminatorio si alguien habla en algún lugar público con su lengua materna” y consideró que “en general el Estado Mexicano no tiene condiciones para evitarlo”.

“Sigue siendo discriminatorio si alguien habla en algún lugar público con su lengua materna, en general el Estado Mexicano no tiene condiciones para evitarlo”

El investigador advirtió del riesgo de que desaparezcan algunas lenguas y mencionó dentro de esta posibilidad algunas zonas indígenas de Oaxaca, los Pames en San Luis Potosí o grupos de Baja California porque, expresó, “son lenguas que se están extinguiendo por su no uso” para evitar discriminaciones.

La conmemoración del 21 de febrero tiene como objetivo reflexionar y valorar las lenguas; López Bárcenas retomó la reflexión de León Portilla al indicar que con la extinción de cada lengua se pierde una parte del universo.

Respecto de esto, el INEGI registra que existen alrededor de 10 por ciento de hablantes de lengua indígena en México, sin embargo, informó el investigador que de acuerdo a la metodología de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas podría haber cerca de 25 millones de personas que pertenecen a algún pueblo originario.

El uso de las nuevas tecnologías puede jugar a favor para rescatar el uso y la preservación de las lenguas indígenas. Como ejemplo mencionó el caso de la zona mixteca en donde migrantes de Estados Unidos regresan, graban las festividades tradicionales y envían el material a quienes no pueden volver a sus lugares de origen.

Destacó, además, el papel de las Ciencias Sociales para preservar la lengua materna y señaló la función del INALI para coordinar políticas públicas y conjuntar los esfuezos y propuestas de instituciones académicas y científicas que trabajan en el tema.

Hay iniciativas locales encaminados a la preservación y fomento al uso de las lenguas indígenas y como ejemplo se refirió al caso de la sierra de Puebla, con los totonacos, o en comunidades en la zona Mixe de Oaxaca, donde los habitantes, en colaboración con presidentes municipales, maestros y profesionistas, llevan a cabo acciones al respecto, dijo: “son esfuerzos que apuntan muy bien a que las lenguas tienen que preservarse”.

Este martes el Dr. Francisco López Bárcenas impartirá una conferencia en la Ciudad de México, en El Colegio Nacional, denominada “Derechos lingüísticos: el ejercicio de un derecho”. El académico, en su trayectoria, ha investigado temas relacionados con los derechos de los pueblos indígenas y los derechos culturales.

Tiene El Colegio de San Luis seis convocatorias abiertas para cursar posgrados de calidad en 2018

El Colegio de San Luis informó que mantiene abiertas seis convocatorias de posgrado para cursar maestrías y doctorados en diferentes disciplinas de Ciencias Sociales y Humanidades con alto nivel académico.

Captura de pantalla 2018-01-15 a las 13.54.52

El COLSAN es un Centro Público de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) que ofrece a los alumnos la posibilidad de cursar programas avalados en su excelencia académica al estar certificados por el Programa Nacional de Posgrados de Calidad, además de que la planta de profesores e investigadores que imparten cátedra, en su mayoría están inscritos en el Sistema Nacional de Investigadores, que obliga a cumplir con altos estándares en el trabajo de investigación.

Los alumnos aceptados se postulan para cursar los posgrados con una beca de tiempo completo que otorga el CONACYT, además cuentan con la posibilidad hacer estancias académicas en el extranjero o en universidades del país, gracias a los convenios que existen con decenas de instituciones académicas de gran prestigio internacional.

La oferta académica de El Colegio de San Luis que cuentan este año con convocatoria abierta son: Doctorado en Estudios Antropológicos, el Doctorado en Literatura Hispánica y las Maestrías en: Historia, Antropología Social, Maestría en Literatura Hispanoamericana y Maestría en Asuntos Políticos y Políticas Públicas.

La formación de Científicos Sociales es una de las prioridades de la institución, que ofrece maestrías y doctorados de calidad para aspirantes nacionales y del extranjero. Son posgrados presenciales y de tiempo completo y el objetivo es formar investigadores de alto nivel académico, capaces de desarrollar investigaciones originales, que contribuyan a la generación de nuevo conocimiento en cada una de las disciplinas.

El Doctorado en Estudios Antropológicos, cuyas líneas de investigación se orientan a estudiar Antropología en los desiertos y Antropología en zonas húmedas, este posgrado es de nueva creación y su convocatoria vence el próximo 13 de abril.

El Doctorado en Literatura Hispánica ofrece entre sus líneas de investigación estudios en Literatura y Publicaciones Periódicas Mexicanas e Hispanoamericanas, del siglo XIX a la actualidad y Literatura Tradicional y Popular del Ámbito Hispánico, su convocatoria cierra el 4 de mayo próximo.

Por su parte, la Maestría en Asuntos Políticos y Políticas Públicas también cierra el 4 de mayo y entre sus líneas de Investigación se encuentran: Instituciones, desarrollo y políticas sociales y Procesos, actores e instituciones políticas.

Las líneas de investigación de la Maestría en Antropología Social son Sistemas Rituales, Míticos y Estéticos; Sistemas Agrarios, Propiedad y Trabajo y Sistemas Ambientales y el Proceso Salud-Enfermedad; la convocatoria estará abierta también hasta el 4 de mayo.

La Maestría en Literatura Hispanoamericana tiene como líneas de investigación: estudios en Literatura y Publicaciones Periódicas Mexicanas e Hispanoamericanas, del siglo XIX a la actualidad y Literatura tradicional y popular del ámbito hispánico. Finalmente la Maestría en Historia cierra su convocatoria el 27 de abril y sus líneas de investigación son: Historia económica y política, siglos XVIII-XX, Historia interdisciplinaria e Historia social y cultural, siglos XVI-XX.

El Colegio de San Luis cuenta con una infraestructura de primer nivel y la pone a disposición de los alumnos y de toda la comunidad académica, cuenta con una de las mejores bibliotecas de la región centro-norte del país, con más de 86 mil volúmenes especializados en Ciencias Sociales y Humanidades, que atiende al público en general. Además existen aulas equipadas y laboratorios para llevar a cabo la formación de los futuros científicos sociales.

Se pueden descargar las respectivas convocatorias d elos posgrados en la página web de la institución: www.colsan.edu.mx

 

 

Presentan Cuaderno de Notas de El Colegio de San Luis

El Colegio de San Luis presentó su Cuaderno de Notas 2017 que fue ilustrado con la obra del artista plástico Jesús Ramos en el marco de su 21 Aniversario. El pasado 25 de enero, en el Museo de Arte Contemporáneo se realizó dicha presentación con los comentarios, recuerdos de la trayectoria y anécdotas personales de los artistas José Ángel Robles y Refugio de la Torre –amigos cercanos del artista potosino – y con los apuntes de la Dra. Yliana Rodríguez, académica del Programa de Estudios Literarios.

Moderó la presentación el Jefe de la Unidad de Publicaciones, Jorge Herrera y el presidente de la institución, David Vázquez Salguero recordó parte de la obra del artista potosino esta albergada en algunas paredes del propio Colegio de San Luis.

A continuación reproducimos el texto que compartió la investigadora en este evento, en el cual de manera ingeniosa, creativa y divertida habla de la importancia de rescatar el uso de la palabra escrita, de la libertad, de la identidad, entre otros aspectos.

_MG_6901.jpg

CUADERNO DE NOTAS 

Yliana Rodríguez González

Hace un par de semanas, en una reunión académica, alguien preguntó a propósito de la agenda institucional. Recordé que, horas antes, yo misma había demandado, en otro sitio, algo similar. Aparentemente, la duda era general y la respuesta, muy vaga: “No, este año no recibiremos agenda; a cambio tendremos un cuaderno de notas”. Algunos se inconformaron: “que me urge; que me es muy útil; que las agendas están carísimas; que tendré que comprar un calendario”. Bromeamos sobre la utilidad repentina de los calendarios de carnicería y de los cubos de post-it. Y allí quedó todo. No pensé, como supongo que no lo hizo casi nadie, qué significaba eso de “cuaderno de notas”, pero sí imaginé una pequeña, muy breve, libreta de apuntes, y abandoné el tema.

Cuando recibí la generosa invitación para hablar del “Cuaderno de notas”, pero sobre todo cuando tuve en mis manos el “Cuaderno de notas”, me detuve por fin a reflexionar sobre él. Lo primero que pensé es que este cuaderno merece usarse. Y que va a salir de mi cubículo conmigo. Que está magníficamente ilustrado. Que huele a libro. Que no me gustan las rayas, que no entiendo que sus páginas vayan numeradas, y que me gustaría saber qué significa el encabezado de “Temas” y “Páginas” que aparece en las hojas que estrenan el cuaderno. Lo segundo que pensé es que yo no uso agendas. Ni relojes. Y que no me gustan ninguno de los dos acaso porque son afines. En las pocas agendas que he tenido, si llego a anotar algo, es lo ya hecho, o bien hago listas que luego tacho. Rara vez consulto una agenda para conocer mi futuro porque no sé de la seguridad en el futuro. En cambio, conservo una colección de cuadernos bastante abundante ya. Y me gusta volver a ellos para ver quién era, qué sentía, qué pensaba, qué leía, qué veía y con qué letra decía todo eso. La letra, eso es fundamental. Y el tipo de pluma, y el color de la tinta y la calidad del papel. Que sean hojas blancas, que no tengan rayas, que no las determine nada, ni la cubierta ni el cosido ni el elástico ni el peso. Los cuadernos más raros que he tenido son los de hojas negras que rellené con tinta plateada, y los más comunes, los más numerosos, por cierto, son los que le hurto a los hoteles, con sus diminutas plumas como compinches, monerías para el recuerdo. Necesito tener dónde escribir. Pero no en una agenda. Las agendas me angustian. La energía de la agenda es el cálculo; la del cuaderno, la improvisación. Si acaba el año, me deshago de las agendas. Vacías o llenas. No quiero saber qué hice, no me interesa evocar mis deudas de tiempo porque siempre quedo a deber en mis inagotables listas. Los cuadernos, al contrario, pasan a formar filas en mis estantes.

Si las agendas se utilizan para planear el futuro, me gusta pensar que los cuadernos de notas se reservan para habitar el presente. Y después, naturalmente, para hurgar en el pasado. Alguien afirma por ahí que en el cuaderno se registra lo que se hizo, mientras que en la agenda se anota lo que se hará. Entre la agenda y el cuaderno de notas hay dos intenciones diversas, casi contrarias: frente a la contemplación del cuaderno se opone la acción de la agenda; al orden de la agenda lo contradice el bullicio del cuaderno. Y podría seguir. Una agenda es fácilmente descifrable: las horas, los días, las semanas, los meses, los años las determinan: no hay escape. El dueño de un cuaderno, por el contrario, es también el dueño de su secreto. Es posible que una agenda sea al mismo tiempo un cuaderno de notas, es verdad, pero lo es contradiciendo su naturaleza, usurpando su propósito. La agenda se alimenta de generalidades, mientras que el cuaderno está hecho de particularidades. El propietario de un cuaderno detalla y singulariza. La agenda está hecha para el olvido: su utilidad es inmediata y, por tanto. es un objeto desechable; el cuaderno, por el contrario, es atesorable porque, paradójicamente, está concebido para todo y para nada. La agenda es repetición; el cuaderno es novedad. Hay cuadernos de apuntes, de dibujos, de citas, de recetas, de viaje, de bitácora, de vida; hay cuadernos de raya, blancos, de cuadros, y hay agendas de actividades. Y nada más. Grandes, chicas, de escritorio, electrónicas, semanales, mensuales, pero en todo caso siempre agendas.

Pareciera, entonces, que el mundo se divide entre los que usan agenda y los que prefieren los cuadernos, pero sabemos que esto no es verdad. O no lo es por lo menos de manera consciente de parte de sus usuarios. La oposición es falsa: es tal la importancia de la agenda y de la acción que privilegia que ha llevado a formar el verbo “agendar” —por cierto, no aceptado por la Academia, todavía, pero sí por el diccionario de Americanismos, lo que me parece particularmente significativo—, pero no hay un verbo que diga “cuadernear”, por ejemplo, aunque sí “anotar”, “apuntar”, “esbozar”, lo que abona en la idea de la indefinición del artefacto cuaderno. Los que conocen el porvenir dicen que las agendas dejarán de ser objetos y que los teléfonos, que sirven para casi todo, también vendrán por ellas. Pero los cuadernos resisten precisamente porque están indeterminados: un cuaderno es simplemente un conjunto de pliegos “cosidos en forma de libro”, dice la Academia, mientras que la agenda se define como un “cuaderno en que se apunta, para no olvidarlo, aquello que se ha de hacer”. Uno es casi un libro; el otro, apenas un auxilio para la memoria inmediata.

La famosa marca de libretas, Moleskine, insiste en una idea que parece sostener la vida de estos objetos: que no tienen batería ni fecha de caducidad. Y son, por sí mismos, piezas hermosas (véase, como buen ejemplo, la que se presenta ahora). En la era digital, hay que repetirlo, lo material sigue teniendo algún peso. El éxito de esta marca comercial es ejemplo del fenómeno: la empresa italiana que impulsó estos cuadernos tenía como objetivo rescatar unas espléndidas libretas de notas que Bruce Chatwin, escritor inglés, había usado, admirado, descrito, bautizado y después buscado infructuosamente, porque los cuadernos habían dejado de producirse en París en 1986. Si el acierto de Modo & Modo, la empresa italiana promotora de las célebres libretas, es haber vendido sus cuadernos ligados a una idea romántica poco sustentable históricamente, también es verdad que ese ímpetu no se detuvo ante el advenimiento de los teléfonos inteligentes todopoderosos. Aunque estos ofrezcan espacio para notas —y reconozcan de hecho la toma de notas como una actividad usual—, la noción de su inestabilidad impone una garantía material que los cuadernos sí ofrecen. Fenómeno fetichista o no, los cuadernos de notas se han convertido en objeto comercial rentable; lo que habría que preguntarse es qué tanto se usan efectivamente y para qué fines. Por suerte, ajenos a la red, los cuadernos nunca nos obsequiarán su secreto. Y esa es otra de sus maravillosas cualidades: el dueño de un cuaderno y su contenido son invisibles para la red, anónimos e inexistentes.

Lo que sí sabemos es que hubo cuadernos célebres. Y hay textos literarios que parecen conformar cuadernos. ¿No es, acaso, el Inventario de José Emilio Pacheco ̶recién editado como selección en Era ̶ , un enorme cuaderno de notas? ¿No son los Diarios de Emilio Renzi lo mejor de Ricardo Piglia? Se afirma que para componerlos se utilizaron los 327 cuadernos que Piglia llevó durante toda su vida, como una especie de Diario, pero sobre todo, como una suerte de cuaderno de notas: más atrevido que un Diario, más independiente que él. Los 327 cuadernos eran idénticos: marca Congreso, de tapa negra de hule, de 100 páginas a raya, escritos durante 60 años, aseguran. También se dice que hacerse de estos cuadernos en algún momento constituyó para Piglia un verdadero problema.

Otro cuaderno famoso es el Codex Arundel de Leonardo da Vinci (1480-1518), que tiene cerca de 570 páginas en las que trata de todo (disponible, por cierto, en línea, en la British Library); o el libro de Chejov, titulado, precisamente, Cuadernos de notas (por lo menos en su traducción al castellano), hecho, como sostiene Patricio Pron, de “miniaturas y esbozos escritos para un uso personal y privado”, o los Carnets de grand chemin (Cuadernos del gran camino, en traducción muy pedestre) de Julien Gracq. Y hay notas dedicadas a los cuadernos de notas. En general, si se piensa en los cuadernos de escritores se piensa siempre en Diarios. Y como de ésos hay tantos, se supone que un cuaderno es siempre un Diario. Y es posible que lo sea, pero, otra vez, asumirlo como Diario es otorgarle identidad al cuaderno, que en principio carece de ella. Por otro lado, hay también cuadernos de apuntes de escritores (no sólo Diarios), que son herramientas de gran valor para sus lectores: constituyen, nada menos, la posibilidad de reconstruir el taller del autor. O vislumbrar la construcción de la construcción de un taller, proceso que también es fascinante.

_MG_6934.jpg

La oportunidad que ofrece un cuaderno a su propietario es la de dotarlo de identidad. Si el impulso del cálculo es grande, será una agenda; si no se quiere pensar, como dice, otra vez, Piglia, se harán listas; en él se pueden tomar apuntes, copiar citas, hacer esbozos, llenarlos de tripas (fotografías, boletos, programas, cartas, flores), hacer cuentas, apuntar contraseñas, planes de viaje, convertirlo en dietario. Mi sobrina de seis años tiene un cuaderno de poemas, uno de cuentos y uno de canciones, y como me quiere mucho, me deja que los lea. Mi hermano dejó, tras su muerte, cajas llenas de cuadernos: notas de cine, de fotografía, de teatro, guiones. Cuadernos de vida. De clases. Todo esto lo puedo tocar, lo puedo ver, lo puedo leer. Y ellos están allí: mi sobrina y mi hermano. Me gusta pensar que todavía hay cosas que se escapan a la red, que no todo se comparte, que hay un resquicio de intimidad y libertad en estos artefactos llamados cuadernos de notas. Y me hace feliz que el COLSAN haya decidido regalarnos un cuaderno de notas en lugar de una agenda: si la determinación fue a favor de la creatividad y la libertad, mejor todavía. Los invito, pues, a que tras la leyenda “Esta libreta pertenece a” escriban su nombre y que usen el cuaderno. Para lo que quieran, por suerte, para lo que quieran.

Tecnología Naval Vasca, las puertas a un nuevo mundo

26962368_1841054149259170_1131345500347597550_o

Los barcos vascos protagonizaron el descubrimiento de las Indias al navegar por el
Océano Pacífico, asi lo dijo Xavier Agote, Director Cultural del Museo Naval de San
Sebastian, España al impartir una conferencia en el marco del 21 aniversario de El
Colegio de San Luis, invitado por académicos del Seminario de la Historia Olvidada:
Mexico – Filipinas.

En el marco de la conmemoración del 21 aniversario se presentó la conferencia Una
Mirada a la Tecnología Naval Vasca que abrió las puertas al Océano Pacífico, dictada
por Xabier Agote director de la Factoría Marítima de Albaola de Pasaia y Director
Cultural del Museo Naval de San Sebastián, España.

Invitado por el Seminario de la Historia Olvidada : Mexico – Filipinas del Programa de Estudios Políticos Internacionales, el ponente aseveró que “La construcción de barcos desde el siglo XVI fue la actividad económica más importante del País Vasco”.

Precisó que en esa región se hacían embarcaciones para la Corona de España, pero
también para otros reinos europeos. Los barcos vascos protagonizaron el
descubrimiento de las Indias, por ejemplo, “navegando sobre todo por el océano
pacífico”.

Lo cierto, asentó, es que el país tenía todas las condiciones para gozar de ese primer
puesto en la industria astillera: tenía bosques, hierro de excelente calidad, posibilidad
de energía hidráulica, excelentes comunicaciones con Europa y Castilla; es más,
apuntó, era la vía de comunicación natural entre el interior de la península y el
continente.

Xabier Agote promueve el rescate de la arqueología marítima y la reproducción de
aquellas históricas embarcaciones que dieron fama a los astilleros vascos durante
siglos, construcciones en madera que inicia desde el trabajo en el bosque hasta la
botadura de una embarcación realizada con cáñamo, lino y brea de pino, sin emplear
la energía eléctrica. Trabajo que realizan a diario en el taller del museo visitable de
Albaola.

Paisajes y patrimonios culturales compartidos entre México y Estados Unidos, siglos XVI al XXI

En colaboración con la Universidad de Arizona y la Universidad Autónoma de San Luis
Potosí, el Colegio de San Luis organizó el Seminario Permanente Binacional de
Investigación Paisajes y patrimonios culturales compartidos entre México y Estados
Unidos, siglos XVI al XXI y el Taller-Seminario sobre Patrimonio Fílmico y Gráfico:
Documentos del siglo XX en archivos del Siglo XXI: Promoviendo lo efímero como
patrimonio cultural del 22 al 25 de enero.
En el marco de la conmemoración del 21 aniversario el presidente del COLSAN Doctor
David Vázquez Salguero, inauguró ambas actividades académicas y expresó que el
rescate, conservación y estudio del patrimonio cultural adquiere mayor relevancia
cuando tiene un carácter más amplio desde una perspectiva binacional, en donde las
investigaciones entran en sinergia con otras universidades.
También se presentó el libro La dimensión histórica y social del paisaje cultural y el
patrimonio en México coordinado por el Dr Carlos Rubén Ruiz Medrano profesor
investigador del Colsan y el Dr. Carlos Alberto Roque Puente profesor investigador
de la Facultad de Ciencias de la Comunicación. En el texto los investigadores copilan
sus trabajos, desde 2010, junto con un grupo de estudiosos plasmando sus
aportaciones en esta publicación desde una perspectiva interdisciplinaria y diferentes
contextos temporales y espaciales.
Este libro, diría el Dr. Luis E. Coronado Guel Investigador de la Universidad de
Arizona, es una contribución al marco interpretativo sobre estos temas bajo un
enfoque sólido histórico y antropológico, profundizando en los complejos procesos
sociales que a lo largo del tiempo han dejado huella en ciertos espacios y en diversas
épocas.
Entre las Conferencias Magistrales se presentaron: Arqueología de los medios
modernos y su uso en documentales producidos en comunidades locales; Los efectos del
turismo en los Pueblos Mágicos de Sonora y Sinaloa y Los derechos culturales y el
patrimonio compartido entre México y Estados Unidos, entre otros.

Primer Coloquio de Investigación de la Maestría en Gestión Sustentable del Agua

El Colegio de San Luis a través del Programa Agua y Sociedad organizaron el Primer
Coloquio de Investigación de los alumnos de la Maestría en Gestión Sustentable del
Agua a realizarse los días 30 y 31 de enero.

El coloquio tiene como objetivo que los estudiantes de la MAGESA expongan sus
proyectos de investigación y que éstos sean discutidos y enriquecidos con los
comentarios y sugerencias de sus pares, sus tutores y los profesores del programa.
En el marco de este coloquio, el martes 30 de enero se llevó a cabo la Conferencia
Magistral denominada “Territorios bioculturales indígenas: su configuración y
metodologías para su delimitación” impartida por el Doctor Eckart Boege Schmidt.
También se presentará el libro ¡La tierra no se vende! Las tierras y los territorios de
los pueblos indígenas en México del investigador Francisco Javier López Bárcenas,
académico del programa Agua y Sociedad.
Entre los temas que expondrían los alumnos se encuentran: La construcción
sociopolítica de un paisaje lacustre. El caso de Atitlán, Guatemala; Configuraciones
territoriales y vidas transformadas en la localidad de Cerro Grande-Zacualpan, Colima;
Derechos humanos y despojos ante la exigencia urbana de agua; Disputas por el agua
para la producción industrial; Desigualdad social en la distribución, acceso y uso del
agua potable en la comunidad de San Juan de Guadalupe; La construcción de la
vulnerabilidad de los productores agropecuarios ante la acumulación de efectos
desencadenados por fenómenos hidrometeorológicos. Un estudio en el altiplano de
San Luis Potosí; Gestión multicomunitaria del cauce río Mexquitic, San Luis Potosí;
Impacto en la calidad de aguas residuales para uso agrícola por procesos de
intensificación urbana. Evidencias en el ejido de Soledad.