¡QUÉ DESORDEN!

“Nada personal…

Todo público”

Estimados lectores, durante las últimas semanas he observado y escuchado a algunas personas sobre parte de lo que ocurre en esta nuestra ciudad. En este artículo solo me referiré a algunos de los problemas más inmediatos, los cuales, si bien, no graves, complican sobremanera nuestra vida cotidiana y hablan sobre todo de una ausencia absoluta de planificación.

En la capital potosina, cada quien hace lo que se le ocurre y particularmente, los empresarios de toda laya no tienen ningún respeto por el resto de la ciudadanía, y los funcionarios públicos tampoco cumplen con su deber, una perla: resulta que entre la una y media y tres y media la ciudad toda, o cuando menos las principales vialidades prácticamente se paralizan, porque salen los niños del colegio. Está el caso de una escuela de mucho renombre que da por un lado a la Avenida Carranza y por otro a la calle Amado Nervo; resulta que en ambas calles se detiene totalmente el tráfico porque los papás están estacionados para recoger a sus hijos en doble y en triple fila. Otro colegio, también de capital privado, localizado en Colinas del Parque en la calle de Himalaya, ocasiona una fila de autos para recoger a los niños que da la vuelta a toda la manzana no importando invalidar todas las cocheras de los diversos colonos que tienen el infortunio de compartir la manzana con este prestigiado colegio.

Recuerdo que cuando era pequeña, porque yo también fui al Colegio ubicado en Carranza, salía en el transporte escolar, que quince minutos antes de que sonara la campana, estaban perfectamente estacionados y alineados en el patio central de dicho colegio para que las alumnas los pudiéramos abordar sin ningún riesgo y dicho transporte me llevaba hasta la puerta de mi casa. No sé porque se ha perdido está sana costumbre de solicitar a los colegios particulares que tengan transporte escolar y si no es el caso, que hagan un lugar de estacionamiento para que tanto padres como alumnos puedan descender y abordar sus “carrazos o camionetas” sin ningún peligro ni para ellos ni para el resto de los ciudadanos.

Otra perla, ¿sabía usted estimado lector que dicen los que saben que el mayor consumo per-cápita de automóviles en este país corresponde a la ciudad de San Luís Potosí? Es probable que esto se deba al hecho de que existe un cluster automovilístico muy importante en la ciudad y sus áreas conurbadas, pero sin duda también se debe a la flojera indómita que tenemos los potosinos para caminar.

Este boom vehicular, ha hecho que el tráfico crezca de manera alarmante. Pero más allá del trafico, lo más terrible es que en aras de atender sobre todo a las clases privilegiadas, se ha permitido que se lesione no sólo las avenidas relativamente nuevas, sino que además se sigue maltratando día a día nuestro centro histórico con un sinnúmero de parquímetros, de construcciones que se alteran para dar cabida a los vehículos y con una falta absoluta de racionalidad en lo que se refiere a la transportación de personas por vehículo.

Como muestra, se quitó a lo largo de toda la Avenida Himalaya en las Lomas los preciosos árboles del camellón, para poner una horrorosas planchas de concreto donde se puedan estacionar los automóviles de todos aquellos que viven y/o trabajan por aquella zona.

En el centro histórico, ni se le ocurra pasar por la esquina de Aranzazú porque a ciertas horas los autos también están subidos en los camellones o banquetas, no importando que los peatones se tengan que bajar al arroyo vehicular para poder caminar.

Del grafiti y de los antros ya ni hablamos. Si no se respeta los edificios históricos de la Plaza de Armas los demás que podemos esperar.

Otra más: el transporte urbano es una lástima y sus operarios son trabajadores sobreexplotados que no reciben ningún tipo de capacitación, pero que además tampoco se les señala o se les insiste en que mientras conducen no deben de ir hablando por teléfono celular ni mucho menos chateando a través del mismo. Ya es bastante grave que muchas personas tengan la insana costumbre de que en cuanto se suben al automóvil inmediatamente después de arrancar empiezan hablar por teléfono celular. Esta ya es una adicción mucho peor que la del cigarro y me parece que aunque usted no lo crea es mucho más peligrosa. También parte del problema es que en San Luís Potosí ni la ciudad capital ni el Estado cuenta con una transportación pública que pueda servir a los intereses de todos.

Finalmente ustedes estarán de acuerdo conmigo en que todos los ciudadanos estamos esperando que las próximas autoridades municipales y estatales tengan un mejor sentido de la planeación, y sobre todo, que se tomen el tiempo y la molestia de escuchar los reclamos de la ciudadanía en diversas materias tales como el uso de suelo, los permisos para construir, el alumbrado público, el drenaje y desde luego la seguridad.

Me van a disculpar que los deje porque me voy a pagar el impuesto del “control vehicular” (tenencia) ¡ha! porque eso sí, hay de ti donde no pagues… mientras la calle de Pedro Moreno ha estado por meses a oscuras.

*Fuensanta Medina Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s