Las ciencias sociales hoy

39105874_2109516185746297_1875507859047841792_n.jpg

David Eduardo Vázquez Salguero

El Colegio de San Luis

 

Cuando fue fundado El Colegio de San Luis, en el año de 1997, éste apenas contaba con un puñado de investigadores, muchos de ellos recién concluyendo su maestría en algún posgrado vinculado con las Ciencias Sociales y las Humanidades. Muy pocos, uno o dos contaban con el grado de doctor. No todos eran potosinos, quizás poco más de la mitad. Paulatinamente fueron consolidando sus carreras científicas, ya fuera adquiriendo los grados de doctor, realizando estancias fuera del país, o publicando en el incipiente programa editorial.

Los caracterizaba un común denominador: su compromiso con encontrar soluciones a los desafíos del estado y la región, y su afán por contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equilibrada y próspera basada en el conocimiento científico.

Esa generación de entonces jóvenes investigadores fue madurando y aprendiendo en el camino no sólo a hacer investigación, sino a consolidar una institución, un camino arduo y en ocasiones incierto, pues las ciencias sociales y las humanidades habían estado ausentes en las instituciones de educación superior del estado por más de 50 años. Esa ausencia dañina ahora se ha revertido y con un renovado impulso. En este devenir la plantilla de profesores-investigadores creció significativamente de manera muy interesante, pues en este momento la mayoría es de un estado distinto a San Luis Potosí, tienen un promedio de edad de 50 años, con especialidades muy diversas y han tejido redes en los ámbitos nacional e internacional.

Los 21 años de existencia del COLSAN se han distinguido por su generación de conocimiento con utilidad social, pues sus investigaciones se han traducido en una importante contribución a los estudios que exploran la relación entre el hombre y su medio ambiente, los tejidos de redes de relaciones sociales, el impacto de las políticas públicas, las formas de organización social en el pasado y en el presente, las prácticas rituales, los sistemas agroalimentarios, las narrativas literarias de los siglos XIX y XX, los sistemas productivos en el campo mexicano, la historia política y económico, el patrimonio cultural, las diversas dimensiones de las relaciones internacionales, en fin, un sinnúmero de temas cuya profundización se mantiene vigente y en algunas caso son de urgente atención científica. Ese compromiso con el conocimiento se observa de manera importante, pero incompleta en los más de 450 títulos de nuestro fondo editorial publicados hasta el día de hoy.

39281915_2109515612413021_4554001601165000704_n.jpg

El COLSAN y sus profesores han formado a casi 600 científicos sociales en las áreas de la antropología, la ciencia política, la historia, la literatura y en general las ciencias sociales através de 10 programas docentes.

Durante las más de dos décadas que hemos realizado investigación de impacto y conocimiento científico con utilidad social, hemos aprendido que los ritmos son importantes, que la búsqueda de alternativas para la indagación y la organización institucional debe ser constante; que la apertura de la mente y la imaginación juegan un rol fundamental para que la creatividad devenga en generación de conocimiento.

Por ello no nos acongoja el futuro, a pesar de los retos que nos plantea como país, sino que al contrario nos entusiasma porque tenemos la oportunidad de contribuir con mucha más experiencia que antes, a la construcción de un país más sólido, próspero y unido. Nos crea muchas expectativas pertenecer ahora a tres consorcios de investigación impulsados por CONACyT (CIIDZA, CIDIGLO y AGUA). Nos enorgullece y satisface pertenecer a un Sistema de Centros Públicos de Investigación robusto, dinámico y con capacidad de respuesta inmediata ante los desafíos científico-sociales.

En el presente las Ciencias Sociales se han desarrollado significativamente en México, en donde se ha dado un impulso renovado y creativo gracias a una comunidad de científicos sociales robusta, creativa e inquisitiva; libre en su pensar y actuar, pero a la vez responsable y comprometida. Es una comunidad actualizada en sus conocimientos, métodos y técnicas de investigación.

El compromiso de las Ciencias Sociales y de quienes las desarrollan está con su entorno, no sólo con sus disciplinas, sino con sus pares académicos, y sobre todo con los problemas que enfrenta el país.

Las instituciones que hoy están aquí se vinculan para realizar investigación y formación de recursos humanos, así como para difundir los resultados de sus proyectos, lo que da testimonio de su obligación y de su visión al poner de frente el análisis de las realidades tan diferentes y desequilibradas que tiene México.

El presente nos ofrece posibilidades para profundizar en el análisis y encontrar el ingenio, la creatividad para lograr que el conocimiento resulte de utilidad para la sociedad; para que el pensamiento científico prevalezca en la toma de decisiones y nos lleve a gozar nuestra libertad con mucha mayor plenitud.

Por otra parte, las ciencias sociales también tienen el compromiso de contribuir al desarrollo y fortalecimiento de la política científica nacional. Es ahí donde se requiere ampliar, con un sentido de urgencia, nuestra voz y presencia.

La gran variedad de temáticas que se estudian actualmente, son la expresión no sólo de los intereses académicos, sino de los asuntos que requieren una inmediata atención por todos los sectores: la academia, el gobierno, el sector productivo y el sector social.

La interacción entre la academia, el gobierno, el sector social y el sector productivo tiene a la mano todo lo necesario para funcionar como un círculo virtuoso y aumentar sus relaciones a favor de mejores condiciones de vida para los mexicanos, los mexicanos del hoy y del mañana.

Tomemos ventaja de las diferentes ideas que concurren en nuestras instituciones para fortalecer nuestro sentido de identidad y pertenencia a una nación que tiene necesidad de que juntos construyamos un futuro común.

La academia es el espacio apropiado para el encuentro, la concordia, la conciliación, el reconocimiento mutuo, la inteligencia, la creatividad y la razón. Hagámonos presentes en la sociedad con ese compromiso.

Los jóvenes investigadores que se reunirán estos dos días compartirán sus experiencias y darán cuenta de sus avances. El grupo adscrito a El Colegio de San Luis ha realizado un estupendo trabajo en su cometido. Para nosotros ha sido muy importante que ellos se sientan parte de la Comunidad del COLSAN, porque representan la renovación generacional de investigadores, porque han venido a fortalecer nuestros programas de investigación y docencia, porque comparten al igual que el resto, el anhelo por contribuir al desarrollo científico, y de esa forma al desarrollo del país.

Los temas que abordan son de amplísima importancia, pues se refieren a la innovación de los sistemas agroalimentarios, a la agenda social del agua, a los riesgos hidrometeorológicos.

Su participación en el alcance de las metas institucionales ha sido muy importante, por eso agradezco y felicito al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología la creación, desarrollo e impulso al programa de Cátedras de Jóvenes Investigadores, un proyecto que sin duda debe de continuar en un afán de comprometerse con el futuro del país.

 

 

* Discurso pronunciado en la apertura del 1er Simposio de Cátedras CONACYT, 16 de agosto de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s