Dra. Horacia Fajardo Santana (Guadalajara, 1957- 2018).

25 jun - Horacia_Homenaje_ok2.jpg

Por: Mauricio Guzmán.

No fue una autora prolífica, Dar de comer a los dioses (2007), su único libro, sin embargo, deja una huella indeleble dentro de la literatura especializada sobre la cultura wixárika (huichola). En este caso sus coordenadas, un tanto distantes de las preocupaciones etnológicas, revisten importancia a la luz de la reflexión sobre la vida cotidiana, las controversias y estrategias que hacen de la reproducción cultural un asunto en constante negociación hacia dentro y hacia fuera de los límites comunitarios.

En sus otros textos publicados en revistas, ponencias y memorias de congresos encontramos la insistencia en varios temas asociados al desarrollo. Básicamente cuestiones relacionadas al proceso salud enfermedad, como lo son: el cáncer cérvico uterino, el papel de los promotores sociales de salud, la interacción entre médico tradicionales y los especialistas biomédicos y de manera enfática, en los últimos años, el envejecimiento como un problema de política pública.

La formación de su pensamiento se vincula primeramente a la obra de Marx, esto ha sido confirmado por su paso juvenil en grupos alentados por el trabajo misional de la teología de la liberación en Guadalajara en la década de 1980. Pero como médica interesada en la resolución de problemas prácticos el mayor influjo de sus escritos viene a partir de la perspectiva orientada del actor que aprende durante su formación como estudiante de maestría, primero, y luego de doctorado en la Universidad de Wageningen, bajo tutela directa del Dr. Norman Long. Testimonio de ello es su trabajo como traductora de Sociología del Desarrollo, la versión castellana mejor lograda de la obra de este antropólogo inglés radicado en Holanda, coeditada por el Colsan y el Ciesas en el 2007, edición actualmente agotada.

Nos consta y sus publicaciones no van a desmentirnos, que Horacia Fajardo fue una lectora atenta de la obra de Merleau-Ponty, de Michael Foucault y que entre sus autores preferidos dedicados a la antropología médica se encontraba Thomas Csordas. Podemos, entonces hacer referencia a ciertas claves de su formación intelectual: era una pragmática idealista, que incentivaba entre sus alumnos la buena observación-descripción como primer antídoto para combatir el teoricismo, es decir, el exceso, la especulación teórica sin bases empíricas sólidas. Memorable sus escritos que aluden los temas de la interculturalidad en la práctica médica; la conversión religiosa en el caso de los huicholes evangelistas (Fajardo, 2014) y su análisis sobre el caso de los niños lobo en el albergue comunitario de una comunidad wixárika (Fajardo, 2010). En el tono de lo que pudo haber sido, nos quedamos en la espera de un segundo libro que recogiera su experiencia y trabajo sensible y empático con especialistas rituales de la huasteca potosina. Esperamos que en un momento se puedan recuperar sus apuntes para un publicación póstuma; por lo pronto esperamos la próxima aparición del libro “Forcejeos y resistencias: aportaciones sobre antropología médica y e cuerpo en las investigaciones de posgrado”, obra que coordinó con su ex alumna Mónica Luna Blanco y que se será coeditada por el Colsan y el Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA).

Anuncios

Continúa el Seminario Sistemas Agrarios, Propiedad y Trabajo 2018

El Colegio de San Luis, a través del programa de Estudios Antropológicos, realiza el Seminario Permanente Sistemas Agrarios, Propiedad y Trabajo 2018, el cual, en sus dos últimas sesiones, presentó las ponencias: Innovación inclusiva y sector agrícola mexicano: el caso de dos grupos de productores en México, a cargo de la Dra. Marcela Amaro Rosales, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM; y La diversidad en el desierto. Ambiente, paisaje, demografía y territorio en el Altiplano Potosino, del Dr. Gerardo Hernández Cendejas, investigador de la Escuela Nacional de Estudios Superiores de la UNAM, campus Morelia.

Amaro Rosales precisó que el concepto de innovación inclusiva es una alternativa para analizar la innovación desde una perspectiva, tanto de los estudios de la innovación como del desarrollo. Es importante puntualizar, dijo, en qué contextos es relevante la innovación y si ésta sólo se aboca a los resultados.

Consideró la investigadora que pocas veces se reflexiona sobre el impacto social y las características particulares a las cuales se enfrentan grupos o comunidades agrícolas a fin de participar, adoptar, adaptar y desarrollar innovaciones.

En la propuesta de análisis cualitativo de este proyecto, aplicado al grupo de productores cafetaleros veracruzanos, se identificó que la innovación es un proceso inclusivo que tiene incidencia real en las labores productivas, ambientales y sociales con impactos en el tejido social.

Agregó que la innovación permite solucionar problemas de diversa índole, por tanto, la innovación inclusiva se convierte en un mecanismo que permite cohesionar a la comunidad, siendo un mecanismo útil para superar adversidades.

Por su parte, el Dr. Hernández asentó que el Altiplano Potosino forma parte del Gran Desierto Chihuahuense, caracterizándolo como un territorio que por sus características geográficas y su clima semi-árido imponen actividades de subsistencia entre sus pobladores rurales: como son el pastoreo trashumante, la agricultura de temporal y la recolección.

Finalmente, según su hipótesis, la formación de ejidos con formas irregulares obedece a una estrategia para tener acceso a diversos tipos de recursos (agua, pie de monte para el ganado caprino, tierras de matorral, etc.). A pesar de la heterogeneidad del Altiplano, precisó, se pueden observar en diversos ejidos elementos que unifican la ganadería como principal actividad productiva y su permanencia como parte de un proceso histórico.

Presentan investigadores del COLSAN el libro: Nuevas coordenadas del territorio huasteco desde la historia, la arqueología, el arte y los rituales

Aportaciones de investigadores con trayectoria de más de 30 años en estudios de la huasteca o de jóvenes con sólida formación que suman nuevos conocimientos, útiles todos para la generación de Políticas Públicas y la toma de decisiones, se reúnen en el libro Nuevas coordenadas del territorio huasteco desde la historia, la arqueología, el arte y los rituales, coordinado por los antropólogos José Luis Plata y Agustín Ávila de El Colegio de San Luis y que se presentó en el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM en el marco del Seminario Permanente de Estudios sobre la Huaxteca.

Para el académico Agustín Ávila, el libro reúne trabajos de muchos años de registro e información en campo y reflexión de alta calidad en donde se aportan nuevos conocimientos, con una perspectiva plural de diferentes disciplinas y con el objetivo de aclarar que pasa en esta región, suma además conocimiento útil para las políticas públicas y la toma de decisiones.

Por su parte, José Luis Plata, también investigador del programa de Estudios Antropológicos del COLSAN, destaca entre los aportes que los trabajos están escritos por investigadores con reconocida trayectoria de más de 30 años de trabajo en la huasteca, además de estudiosos jóvenes con una preparación sólida que les permite nuevas aportaciones.

Mencionó trabajo etnográfico sobre las viviendas de una comunidad Tének, en el que se explica el simbolismo, a partir de la orientación de las ventanas, las puertas y el espacio de la casa como un lugar cósmico, según la cosmovisión tének.

También refirió las aportaciones sobre los Voladores de Tamaletom, un ritual que podría pensarse que representa sólo a una región como Papantla, sin embargo, se señala que este ritual se puede encontrar en Centroamérica en lugares como Nicaragua, Honduras, Guatemala hasta el norte de México.

Diferentes ópticas incluidas en el libro como el arte, la etnografía, antropología, historia, arqueología o la política permiten una visión integral y señaló el trabajo referente al ejercicio del poder en la huasteca que permite comprender cual es el papel de cada actor en esta región particularmente compleja.

Su riqueza natural, la explotación de sus recursos, el papel en la historia de México, los pueblos originarios y su organización social, comunitaria y política, el territorio desde perspectivas rituales y mercantiles, las desigualdades sociales, entre otros aspectos se abordan por expertos en el texto.

Sistemas alimentarios, las policías comunitarias y la mirada de geógrafos, antropólogos y otros especialistas, suman también valor a la publicación, que recoge los trabajos expuestos en el décimo octavo encuentro de investigadores de la huasteca, realizado en el Colegio de San Luis en el año 2013 y que se sujetaron al dictamen y proceso editorial respectivo.

Para Jose Luis Plata, la presentación en la UNAM el pasado 9 de mayo, es una forma de fortalecer los vínculos de colaboración con las instituciones presentes en el Seminario Permanente de Estudios sobre la Huaxteca, “es un espacio fundamental, en el cual se presentan investigaciones, debates y presentación de libros”.

También es producto dijo, de la iniciativa de no hacer una presentación tan formal, porque aquí lo innovador fue que hubiera crítica, por parte de los presentadores, que fueron la doctora Patricia Gallardo Arias del INAH y del doctor Eduardo Carrera del COLMEX haciendo una lectura a fondo y detallada, desde una perspectiva innovadora.

 

Concluye Seminario sobre Antropología de la Infancia con conferencia magistral.

El Colegio de San Luis, a través de la Cátedra Institucional 2018 Joaquín Meade, del Programa de Estudios Antropológicos, presentó la conferencia “Antropología de la infancia y antropología general. Los retos de un encuentro necesario” que impartió la Doctora Élodie Razy, investigadora de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Lieja, Bélgica.

Captura de pantalla 2018-05-24 a las 15.15.05.png

La investigadora reconoció en su exposición que la antropología se ha ocupado poco de la niñez porque ésta no los consideraba sujetos actuantes, por fortuna en las últimas décadas –dijo- empezaron a surgir nuevas perspectivas que cuestionan la idea de que los niños sólo aprenden y tienen que aprender hasta que sean adultos; los niños no sólo aprenden, también innovan sobre el parentesco y lo dinamizan, introduciendo términos que los adultos adoptan.

Agregó que los métodos cualitativos y cuantitativos de la antropología tienen mucho que aportar para la reflexión sobre los procesos de socialización de los niños, sobre todo desde la etnografía, que permite la observación participante llevada a cabo desde lo cotidiano.

La doctora Razy consideró que desde la antropología de la infancia las ciencias sociales asignan un lugar para el pensamiento infantil en el mundo sociocultural, además, nos permiten comprender mejor la entrada del niño a su entorno, su familia y comunidad, haciendo pública su existencia. Esto permite generar políticas educativas más democráticas y horizontales para la formación de los niños.

En El Colegio de San Luis, la antropóloga Neyra Alvarado Solís encabeza este proyecto de Antropología de la Infancia y cuenta con apoyo de instituciones extranjeras para el desarrollo, como el IRD, que es un organismo francés de investigación para el desarrollo y que ha colaborado desde hace varios en este proyecto.

Los Aportes de la Antropología de la Infancia: ¿Los niños y el parentesco: “Solo” una cuestión de aprendizaje?

Estudiar el aspecto del parentesco desde la antropología tiene un impacto en el análisis del tipo de sociedad que “estamos construyendo” dijo la investigadora Neyra Alvarado al informar sobre el Seminario denominado Los Aportes de la Antropología de la Infancia: ¿Los niños y el parentesco: “Solo” una cuestión de aprendizaje?, realizado los días 16 y 17 de abril en El Colegio de San Luis y al que asistieron investigadores de Senegal, Bélgica, Francia y México, entre otros.

IMG_8797.jpg

Explicó que este seminario fue un lugar de intercambio entre investigadores debutantes e investigadores con trayectoria, a partir de sus trabajos de campo etnográficos que “reposan en la observación participante llevada a cabo en lo cotidiano”. Para la novena edición realizada se confrontaron diferentes aproximaciones desarrolladas en el tema específico del parentesco y se discutió su interés en el campo de la antropología de la infancia y de los niños, lo que permitió –entre otros logros- fortalecer y ampliar la red de investigadores que abordan este tema de la infancia en el mundo.

El análisis sobre el tema del parentesco visto desde la infancia permite asumir que en la sociedad mexicana -por ejemplo- existen muchos tipos de familias, por usar este término genérico; permite sensibilizar a los investigadores ante la la realidad de que no existe sólo un tipo de familia que pueda aplicar a todas las culturas que componen la sociedad mexicana y eso permite entender porque un programa (de política pública, por ejemplo) puede funcionar en una guardería, en una casa hogar, en una escuela o porque no funciona, explicó la antropóloga.

También se debe considerar que en una sociedad tan dinámica como la mexicana y en muchas otras del mundo, donde hay migración, en donde los niños se quedan bajo el cuidado de la tía o de la abuela, se puedan entender el papel de estas figuras y las relaciones con los niños y no sólo pensar que una familia esta compuesta por papá, mamá e hijos “como si fuera una burbuja que los engloba a ellos y que no tienen una relación con otras personas, que tengan o no vínculos de sangre”.

Porque llamarlo ¿Los niños y el parentesco: “Solo” una cuestión de aprendizaje?, explicó que “es una pregunta tramposa” porque se cuestiona la idea de que los niños solo aprenden y tienen que aprender hasta que sean adultos, porque dijo, no es así y como ejemplo refirió su ponencia en la que mostró como los niños ludar (gitanos) no sólo aprenden sino innovan sobre el parentesco y lo dinamizan, introducen términos que los adultos adoptan y ello varía de una sociedad a otra.

Entre los resultados se espera la publicación de un libro sobre el parentesco este mismo año que reunirá las ponencias expuestas en el seminario.

El evento académico convocó a investigadores y alumnos de posgrado de diferentes partes del mundo donde se investiga el tema de la infancia, además de la participación del equipo que junto con la Doctora Neyra Alvarado de El Colegio de San Luis trabajan en el proyecto de Child Herit.

IMG_8887.jpg

Reconoció además que la realización del seminario permite seguir investigando sobre el parentesco que “es poco lo que existe de investigación en México y es un tema transversal que debería considerarse en todas las investigaciones antropológicas”, pero que además el parentesco desde la infancia es un tema poco frecuente en las investigaciones.

El estudio de este tema “permite analizar cuales son las relaciones en las cuales los niños forman parte de las familias, indican el tipo de relaciones – por ejemplo- si son relaciones en donde es mucho mas importante la línea paterna o la materna o ambas”.

Se analizaron ejemplos de diferentes geografías que se expusieron a cargo de los investigadores asistentes y comentó: “eso habla también del lugar de los niños en las familias recompuestas o fragmentadas, los diferentes tipo de maternidad que existen, porque no hay sólo una figura nada mas, ni de ser padre tampoco, es una discusión que enseña también sobre el funcionamiento de las distintas sociedades”.

 

 

 

 

Los Aportes de la Antropología de la Infancia: ¿Los niños y el parentesco: “Solo” una cuestión de aprendizaje?

Estudiar el aspecto del parentesco desde la antropología tiene un impacto en el análisis del tipo de sociedad que “estamos construyendo” dijo la investigadora Neyra Alvarado al informar sobre el Seminario denominado Los Aportes de la Antropología de la Infancia: ¿Los niños y el parentesco: “Solo” una cuestión de aprendizaje?, realizado los días 16 y 17 de abril en El Colegio de San Luis y al que asistieron investigadores de Senegal, Bélgica, Francia y México, entre otros.

Explicó que este seminario fue un lugar de intercambio entre investigadores debutantes e investigadores con trayectoria, a partir de sus trabajos de campo etnográficos que “reposan en la observación participante llevada a cabo en lo cotidiano”. Para la novena edición realizada se confrontaron diferentes aproximaciones desarrolladas en el tema específico del parentesco y se discutió su interés en el campo de la antropología de la infancia y de los niños, lo que permitió –entre otros logros- fortalecer y ampliar la red de investigadores que abordan este tema de la infancia en el mundo.

El análisis sobre el tema del parentesco visto desde la infancia permite asumir que en la sociedad mexicana -por ejemplo- existen muchos tipos de familias, por usar este término genérico; permite sensibilizar a los investigadores ante la la realidad de que no existe sólo un tipo de familia que pueda aplicar a todas las culturas que componen la sociedad mexicana y eso permite entender porque un programa (de política pública, por ejemplo) puede funcionar en una guardería, en una casa hogar, en una escuela o porque no funciona, explicó la antropóloga.

También se debe considerar que en una sociedad tan dinámica como la mexicana y en muchas otras del mundo, donde hay migración, en donde los niños se quedan bajo el cuidado de la tía o de la abuela, se puedan entender el papel de estas figuras y las relaciones con los niños y no sólo pensar que una familia esta compuesta por papá, mamá e hijos “como si fuera una burbuja que los engloba a ellos y que no tienen una relación con otras personas, que tengan o no vínculos de sangre”.

Porque llamarlo ¿Los niños y el parentesco: “Solo” una cuestión de aprendizaje?, explicó que “es una pregunta tramposa” porque se cuestiona la idea de que los niños solo aprenden y tienen que aprender hasta que sean adultos, porque dijo, no es así y como ejemplo refirió su ponencia en la que mostró como los niños ludar (gitanos) no sólo aprenden sino innovan sobre el parentesco y lo dinamizan, introducen términos que los adultos adoptan y ello varía de una sociedad a otra. Entre los resultados se espera la publicación de un libro sobre el parentesco este mismo año que reunirá las ponencias expuestas en el seminario.

El evento académico convocó a investigadores y alumnos de posgrado de diferentes partes del mundo donde se investiga el tema de la infancia, además de la participación del equipo que junto con la Doctora Neyra Alvarado de El Colegio de San Luis trabajan en el proyecto de Child Herit.

Reconoció además que la realización del seminario permite seguir investigando sobre el parentesco que “es poco lo que existe de investigación en México y es un tema transversal que debería considerarse en todas las investigaciones antropológicas”, pero que además el parentesco desde la infancia es un tema poco frecuente en las investigaciones.

El estudio de este tema “permite analizar cuales son las relaciones en las cuales los niños forman parte de las familias, indican el tipo de relaciones – por ejemplo- si son relaciones en donde es mucho mas importante la línea paterna o la materna o ambas”.

Se analizaron ejemplos de diferentes geografías que se expusieron a cargo de los investigadores asistentes y comentó: “eso habla también del lugar de los niños en las familias recompuestas o fragmentadas, los diferentes tipo de maternidad que existen, porque no hay sólo una figura nada mas, ni de ser padre tampoco, es una discusión que enseña también sobre el funcionamiento de las distintas sociedades”.

Comenzó el Seminario “Sistemas Agrarios, propiedad y trabajo 2018”

01_sp_sapyt_2018_2.jpg

Tierra y persistencia campesina. Pastores trashumantes en el Altiplano Potosino fue el título de la conferencia con la que se inauguró el Seminario Permanente Sistemas Agrarios, Propiedad y Trabajo 2018, del Programa de Estudios Antropológicos de El Colegio de San Luis (COLSAN) a cargo de la investigadora Isabel Mora Ledesma, el pasado 28 de febrero.

La antropóloga de El COLSAN expuso cómo la vida de estas familias errantes es regulada por el ritmo cíclico de las estaciones, a las que se ajustan sus modos de vida, en un constante cambio de asentamiento con un retorno permanente al lugar de inicio.

Agregó también que la ganadería trashumante se practica en varias regiones del país, siendo la más densa en la zona norte, como el altiplano potosino, donde se ve esta modalidad, la cual es una técnica que a lo largo de los siglos ha mantenido un sistema de equilibrio ecológico en esas regiones y no como se ha querido ver, como si se tratase de una actividad predatoria.

El seminario tendrá sesiones mensuales y cerrará el 5 de diciembre, para mayores informes se puede consultar toda la programación en la página de El Colegio de San Luis