Primer Simposio de Cátedras CONACYT

IMG_1218 copia.jpg

Formar una masa crítica de capital humano altamente calificado que incremente y fortalezca la capacidad de generación, aplicación y transferencia de conocimiento en los temas y las áreas prioritarias para el país, a través de su incorporación en Centros Públicos de Investigación y universidades es el objetivo que se propuso desde su creación en el año 2014 el Programa Cátedras CONACYT así lo refirió Lorena Archundia, responsable del programa en la Dirección Adjunta de Desarrollo Científico.

Los días 16 y 17 de agosto se llevó a cabo el Primer Simposio de Cátedras CONACYT en donde participaron los cinco investigadores de este programa que pertenecen a El Colegio de San Luis.

Lorena Archundia consideró que el programa ha tenido un “impacto visible” por las aportaciones de los jóvenes investigadores e informó que en 2014 había 574 plazas del programa en todo el país, mientras que en 2018 suman mil 509 espacios de académicos. Los investigadores de este programa participan en al menos 35 proyectos de consorcios CONACYT, el 78 por ciento pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores, el 40 por ciento son mujeres y la edad promedio es de 36 años.

El Dr David Salguero, presidente del COLSAN en su intervención durante la ceremonia de apertura destacó la relevancia de las aportaciones de las Ciencias Sociales (Las Ciencias Sociales hoy) y dijo que “los 21 años de existencia del COLSAN se han distinguido por su generación de conocimiento con utilidad social, pues sus investigaciones se han traducido en una importante contribución a los estudios que exploran la relación entre el hombre y su medio ambiente, los tejidos de redes de relaciones sociales, el impacto de las políticas públicas, las formas de organización social en el pasado y en el presente, las prácticas rituales, los sistemas agroalimentarios, las narrativas literarias de los siglos XIX y XX, los sistemas productivos en el campo mexicano, la historia política y económica, el patrimonio cultural, las diversas dimensiones de las relaciones internacionales”, entre otros aportes.

San Luis Potosí tiene al seis por ciento del total de Cátedras CONACYT en diferentes instituciones académicas, cinco de ellos laboran en El Colegio de San Luis y son: Dr. Jorge Morán Escamilla, Dr. Edgar Talledos Sánchez y Dr. Alberto Velázquez Zapata del programa Agua y Sociedad y Dra. Mónica Anzaldo y Dr. Marco Antonio Montiel Torres, ambos del programa de Estudios Antropológicos.

Los investigadores del Colsan participaron en el simposio con los siguientes temas: agenda social del agua: fortalecimiento de las capacidades sociales frente a riesgos hidrometeorológicos, Apropiación social de la agenda de innovación de los sistemas agroalimentarios en SLP y Formas campesinas de producción de alimentos en las zonas áridas del Norte de México.

Anuncios

Foro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018

El Colegio de San Luis participó como expositor en el Foro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018 durante los días 7 y 8 de agosto. La inauguración y Conferencia Magistral estuvo a cargo del Doctor Enrique Cabrero Mendoza, Director General del CONACYT, además se lanzó la Convocatoria 2019 del Programa Estímulos a la Innovación.

El Foro se realizó en el World Trade Center de la Ciudad de México y se realizaron, paneles, mesas de trabajo, talleres y presentaciones editoriales. Conacyt mostró a la comunidad científica y al público en general los logros más importantes y trascendentes que se alcanzaron en el sexenio.

Enrique Cabrero informó que a pesar de las dificultades financieras se logró un crecimiento en el presupuesto de 0.49 por ciento en los primeros años de la administración aunque reconoció que se debe incrementar la inversión en materia de ciencia, tecnología e innovación tanto por parte del gobierno como del sector privado.

El Colegio de San Luis participó en colaboración con otros Centros Públicos de Investigación que pertenecen a la Coordinación cinco de acuerdo a la reingeniería reciente del CONACYT. La Coordinación cinco se denomina de los Procesos de la Sociedad y la Cultura y congrega además del COLSAN al Colegio de Michoacán, al Instituto Mora y al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

En la Coordinación cinco suman más de 382 investigadores de los cuales el 75 por ciento pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores, los cuatro Centros de Investigación suman 33 posgrados inscritos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad y hay más de 650 alumnos que contribuirán de manera activa al desarrollo de las ciencias sociales y las humanidades.

38789162_2096669813697601_6819900134625640448_n

El Colegio de San Luis presentó además algunas de las obras de investigación publicadas a través de libros de su Fondo Editorial y se exhibió la Lotería de Personajes Sobrenaturales, que es un proyecto del Programa de Estudios Literarios.

Encabezaron la participación de El Colegio de San Luis, el presidente David Vázquez Salguero y la Secretaria Académica Claudia Carranza, estuvieron también los titulares de los 27 Centros Públicos de Investigación del CONACYT.

COLSAN APORTARÁ VISIÓN SOCIAL EN CONSORCIO DE INVESTIGACIÓN CONACYT SOBRE EL AGUA

El Colegio de San Luis aportará el enfoque social en un nuevo consorcio de investigación Conacyt dedicado a los problemas del agua y en donde colaborarán además del Colsan, el Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV), el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (CIDETEQ) y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ).

Lo anterior fue confirmado por el doctor David Vázquez Salguero, presidente de El Colegio de San Luis, después de sostener una reunión el pasado jueves 9 de agosto con los directores de los centros mencionados y a la cual asistió también el doctor Germán Santacruz, investigador del Programa de Agua y Sociedad, quien será el representante de El Colegio ante este consorcio.

El consorcio sobre agua, tendrá como objetivo generar proyectos de investigación y la formación de recursos humanos para el desarrollo y aplicación de tecnologías que mejoren la calidad y el suministro de este recurso, en regiones del país donde existen problemáticas ambientales que impactan directamente en la calidad de la vida humana. El consorcio, contará con cinco módulos, uno de los cuales estará precisamente concentrado en las dimensiones sociales de estas problemáticas y que fue propuesto por el doctor Vázquez y el doctor Santacruz en la reunión que mantuvieron en días pasados.

20160912-GermánSantacruz copia

Para Germán Santacruz, es sumamente necesario este enfoque, ya que la problemática social asociada al uso y manejo del agua, muchas veces es resultado de la acción gubernamental a través de la aplicación de políticas públicas encaminadas a los usos de la misma. Bajo esta premisa, los problemas de inequidad en el acceso al agua en nuestro país, se deben más a problemas sociopolíticos que tecnológicos, lo que abre una veta de reflexión e investigación para los científicos sociales.

La visión social se vuelve doblemente necesaria en un contexto donde la iniciativa privada ha ganado terreno en las licitaciones para manejar el servicio de abasto en varias ciudades. Para Santacruz, esto es importante de recalcar porque esta asociación pública-privada, está encaminada a la ganancia económica y no a preservar el derecho humano al agua. En resumen, los científicos sociales pueden y deben hacer señalamientos sobre la aplicación de ciertas tecnologías para que estas sean evaluadas y aprobadas por la sociedad en su conjunto.

Con la inclusión de El Colegio de San Luis en este proyecto, son tres ya los consorcios de investigación Conacyt en donde este centro tiene participación. Los otros dos son: El Consorcio de Investigación, Innovación y Desarrollo para las Zonas Áridas (CIIDZA) y el Consorcio de Investigación y Diálogo sobre Gobierno Local (CIDIGLO). El modelo de los consorcios de investigación, fue impulsado por el Conacyt para aprovechar conjuntamente las capacidades científicas y tecnológicas de los centros de investigación en los procesos de desarrollo, innovación y solución a problemas regionales y nacionales.

Las ciencias sociales hoy

39105874_2109516185746297_1875507859047841792_n.jpg

David Eduardo Vázquez Salguero

El Colegio de San Luis

 

Cuando fue fundado El Colegio de San Luis, en el año de 1997, éste apenas contaba con un puñado de investigadores, muchos de ellos recién concluyendo su maestría en algún posgrado vinculado con las Ciencias Sociales y las Humanidades. Muy pocos, uno o dos contaban con el grado de doctor. No todos eran potosinos, quizás poco más de la mitad. Paulatinamente fueron consolidando sus carreras científicas, ya fuera adquiriendo los grados de doctor, realizando estancias fuera del país, o publicando en el incipiente programa editorial.

Los caracterizaba un común denominador: su compromiso con encontrar soluciones a los desafíos del estado y la región, y su afán por contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equilibrada y próspera basada en el conocimiento científico.

Esa generación de entonces jóvenes investigadores fue madurando y aprendiendo en el camino no sólo a hacer investigación, sino a consolidar una institución, un camino arduo y en ocasiones incierto, pues las ciencias sociales y las humanidades habían estado ausentes en las instituciones de educación superior del estado por más de 50 años. Esa ausencia dañina ahora se ha revertido y con un renovado impulso. En este devenir la plantilla de profesores-investigadores creció significativamente de manera muy interesante, pues en este momento la mayoría es de un estado distinto a San Luis Potosí, tienen un promedio de edad de 50 años, con especialidades muy diversas y han tejido redes en los ámbitos nacional e internacional.

Los 21 años de existencia del COLSAN se han distinguido por su generación de conocimiento con utilidad social, pues sus investigaciones se han traducido en una importante contribución a los estudios que exploran la relación entre el hombre y su medio ambiente, los tejidos de redes de relaciones sociales, el impacto de las políticas públicas, las formas de organización social en el pasado y en el presente, las prácticas rituales, los sistemas agroalimentarios, las narrativas literarias de los siglos XIX y XX, los sistemas productivos en el campo mexicano, la historia política y económico, el patrimonio cultural, las diversas dimensiones de las relaciones internacionales, en fin, un sinnúmero de temas cuya profundización se mantiene vigente y en algunas caso son de urgente atención científica. Ese compromiso con el conocimiento se observa de manera importante, pero incompleta en los más de 450 títulos de nuestro fondo editorial publicados hasta el día de hoy.

39281915_2109515612413021_4554001601165000704_n.jpg

El COLSAN y sus profesores han formado a casi 600 científicos sociales en las áreas de la antropología, la ciencia política, la historia, la literatura y en general las ciencias sociales através de 10 programas docentes.

Durante las más de dos décadas que hemos realizado investigación de impacto y conocimiento científico con utilidad social, hemos aprendido que los ritmos son importantes, que la búsqueda de alternativas para la indagación y la organización institucional debe ser constante; que la apertura de la mente y la imaginación juegan un rol fundamental para que la creatividad devenga en generación de conocimiento.

Por ello no nos acongoja el futuro, a pesar de los retos que nos plantea como país, sino que al contrario nos entusiasma porque tenemos la oportunidad de contribuir con mucha más experiencia que antes, a la construcción de un país más sólido, próspero y unido. Nos crea muchas expectativas pertenecer ahora a tres consorcios de investigación impulsados por CONACyT (CIIDZA, CIDIGLO y AGUA). Nos enorgullece y satisface pertenecer a un Sistema de Centros Públicos de Investigación robusto, dinámico y con capacidad de respuesta inmediata ante los desafíos científico-sociales.

En el presente las Ciencias Sociales se han desarrollado significativamente en México, en donde se ha dado un impulso renovado y creativo gracias a una comunidad de científicos sociales robusta, creativa e inquisitiva; libre en su pensar y actuar, pero a la vez responsable y comprometida. Es una comunidad actualizada en sus conocimientos, métodos y técnicas de investigación.

El compromiso de las Ciencias Sociales y de quienes las desarrollan está con su entorno, no sólo con sus disciplinas, sino con sus pares académicos, y sobre todo con los problemas que enfrenta el país.

Las instituciones que hoy están aquí se vinculan para realizar investigación y formación de recursos humanos, así como para difundir los resultados de sus proyectos, lo que da testimonio de su obligación y de su visión al poner de frente el análisis de las realidades tan diferentes y desequilibradas que tiene México.

El presente nos ofrece posibilidades para profundizar en el análisis y encontrar el ingenio, la creatividad para lograr que el conocimiento resulte de utilidad para la sociedad; para que el pensamiento científico prevalezca en la toma de decisiones y nos lleve a gozar nuestra libertad con mucha mayor plenitud.

Por otra parte, las ciencias sociales también tienen el compromiso de contribuir al desarrollo y fortalecimiento de la política científica nacional. Es ahí donde se requiere ampliar, con un sentido de urgencia, nuestra voz y presencia.

La gran variedad de temáticas que se estudian actualmente, son la expresión no sólo de los intereses académicos, sino de los asuntos que requieren una inmediata atención por todos los sectores: la academia, el gobierno, el sector productivo y el sector social.

La interacción entre la academia, el gobierno, el sector social y el sector productivo tiene a la mano todo lo necesario para funcionar como un círculo virtuoso y aumentar sus relaciones a favor de mejores condiciones de vida para los mexicanos, los mexicanos del hoy y del mañana.

Tomemos ventaja de las diferentes ideas que concurren en nuestras instituciones para fortalecer nuestro sentido de identidad y pertenencia a una nación que tiene necesidad de que juntos construyamos un futuro común.

La academia es el espacio apropiado para el encuentro, la concordia, la conciliación, el reconocimiento mutuo, la inteligencia, la creatividad y la razón. Hagámonos presentes en la sociedad con ese compromiso.

Los jóvenes investigadores que se reunirán estos dos días compartirán sus experiencias y darán cuenta de sus avances. El grupo adscrito a El Colegio de San Luis ha realizado un estupendo trabajo en su cometido. Para nosotros ha sido muy importante que ellos se sientan parte de la Comunidad del COLSAN, porque representan la renovación generacional de investigadores, porque han venido a fortalecer nuestros programas de investigación y docencia, porque comparten al igual que el resto, el anhelo por contribuir al desarrollo científico, y de esa forma al desarrollo del país.

Los temas que abordan son de amplísima importancia, pues se refieren a la innovación de los sistemas agroalimentarios, a la agenda social del agua, a los riesgos hidrometeorológicos.

Su participación en el alcance de las metas institucionales ha sido muy importante, por eso agradezco y felicito al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología la creación, desarrollo e impulso al programa de Cátedras de Jóvenes Investigadores, un proyecto que sin duda debe de continuar en un afán de comprometerse con el futuro del país.

 

 

* Discurso pronunciado en la apertura del 1er Simposio de Cátedras CONACYT, 16 de agosto de 2018

Nuevo proyecto de investigación El patrimonio tangible e intangible del Estado de San Luis Potosí, convoca a varios centros de investigación

El pasado 12 de julio de 2018 se presentó en El Colegio de San Luis el proyecto El patrimonio tangible e intangible del Estado de San Luis Potosí. Una propuesta para conocer y promover el cuidado del legado natural, histórico y cultural, cuyo objetivo principal es hacer un diagnóstico y acercar a los potosinos a su conocimiento y protección de su entorno.

Captura de pantalla 2018-08-13 a las 15.34.59.png

Fotografía de Gerardo Sanchez Vigil

El punto de partida es la elaboración de un diagnóstico sobre la situación que guarda este patrimonio en el estado, con el fin de diseñar un proyecto que permita la elaboración de propuestas para su conservación y en la medida de lo posible su recuperación.

En este proyecto coordinado por los investigadores Sergio Cañedo y Mauricio Guzmán por parte de El Colegio de San Luis; Juan Ortiz Escamilla de la Universidad Veracruzana y Patricia Moreno y Sergio Guevara del INECOL, se busca incentivar el diálogo interdisciplinario entre los investigadores de diversas instituciones académicas como El COLMICH, IPICYT y la UASLP, entre otras.

Una de las principales tareas de este equipo interinstitucional e interdisciplinario es el de plantear alternativas de solución a problemas complejos relacionados con el deterioro por el inadecuado manejo de los ecosistemas, la biodiversidad y los patrimonios tangibles e intangibles en el Estado.

Para ello será necesario identificar los sitios y lugares emblemáticos, proveedores del sustento básico para la supervivencia humana y de la flora y fauna silvestre, incluyendo las zonas arqueológicas, paisajes culturales, asentamientos e infraestructura con valor histórico, además del patrimonio intangible.

Este proyecto tiene como antecedentes dos investigaciones que han resultado importantes casos de éxito. La primera se realizó durante 2002 y 2006 en la cuenca de Tepalcatepec en el estado de Michoacán. Su propósito fue buscar formas que contribuyeran a revertir el deterioro ambiental y cultural en esta zona. En esta investigación participó un grupo de investigadores del Colegio de Michoacán, conjuntamente con 18 instituciones.

La principal aportación fue la elaboración de un modelo integral, para el estudio, sistematización, revaloración y apropiación del patrimonio natural, histórico y cultural, así como la certificación de la marca colectiva del queso Cotija y de la región de origen.

Este modelo fue posteriormente utilizado en la segunda experiencia a inicios de la década de 2010, en las diferentes cuencas hidrológicas del estado de Veracruz; esta segunda experiencia contó también con la integración de un grupo de trabajo interinstitucional e interdisciplinario.

Teniendo como fundamento estas dos exitosas experiencias es que ahora se busca desarrollar en el Estado de San Luis Potosí un proyecto similar.

Presentación editorial de “Nuevas coordenadas del territorio huasteco. Desde la historia, la arqueología, el arte y los rituales”.

unnamed-1.jpg

Se realizó la presentación editorial del libro Nuevas coordenadas del territorio huasteco desde la historia, la arqueología, el arte y los rituales con la presencia de los investigadores de El Colegio de San Luis, Dra. Claudia Rocha, coautora, el Dr. José Luis Plata Vázquez y el Maestro Agustín Ávila, ambos coordinadores de esta obra.

En la presentación fueron acompañados por los académicos: Miguel Sámano Rentería, Daniel Nahamad Molinar y César Hernández Azuara quienes colaboraron, conjuntamente con otros investigadores, con sus trabajos académicos. El libro pretende aportar nuevos conocimientos, para la mejor compresión de esta compleja, diversa y vasta zona huasteca, que es una región con alta presencia de población indígena.

Los ponentes coincidieron en señalar que la región más que estar delimitada geográficamente, con fronteras bien delineadas, lo que la define es su riqueza cultural, que no es ajena a estar permeada, de origen, por otras sociedades prehispánicas.

El libro contribuye, señalaron los coautores asistentes, a entender la presencia permanente, vigente, visible y tangible de las comunidades indígena que la habitan; en su resistencia histórica por coexistir.

Agregaron que los varios enfoques en esta obra, considerada metafóricamente como “las nuevas coordenadas de la Huasteca” , parten   de diversas aristas analíticas que van desde la etnografía, antropología , historia y arqueología; siendo auxiliadas por otras disciplinas; con lo cual se enriquecen viejos debates, aportando nuevos hallazgos y tocando temas que no se habían abordado.

El seminario permanente La seguridad humana: un estrategia indispensable para México presentó el tema “Seguridad humana y nutrición”

IMG_0829 copia.jpg

El Seminario Permanente La seguridad humana: un estrategia para México presentó el mes de julio la ponencia Seguridad humana y nutrición que impartió el Dr. Alejandro Javier Zermeño Guerra, Director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

En el evento realizado en el Colegio de San Luis, El Dr. Zermeño apuntó que existe una interdisciplinariedad de las ciencias y aunque sean parte de las Ciencias Sociales pueden coadyuvar a mejorar la salud de personas y comunidades. Mencionó que la antropología por ejemplo, ayuda a modificar la relación salud – enfermedad – paciente.

Precisó que la seguridad alimentaria se da cuando todas las personas tienen acceso físico, social y económico permanente a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias, y así poder llevar una vida activa y saludable.

Explicó que al referirse a preferencias alimentarias se está poniendo énfasis en que debe respetarse las costumbres de los pueblos, siempre y cuando coadyuven a una buena nutrición y un adecuado e higiénico manejo de ellos.

Apuntó que no puede haber desarrollo si no existe una buena calidad de vida para las personas y en países como México existe inequidad porque la distribución de los alimentos se concentra en abundancia, incluso en el despilfarro mientras que en una gran masa de población la gente busca en los desperdicios para alimentarse.

Los que realizan las políticas públicas deberían ir a campo para conocer las condiciones en la que vive la gente –comentó el académico- y “partiendo ello tomar las medidas adecuadas para enfrentar este flagelo presente desafortunadamente en nuestras sociedades modernas”.